PROYECTO Colegio Citalá

SU HISTORIA

El Colegio Citalá surge como respuesta a la baja tasa escolaridad y a los problemas sociales y económicos de El Salvador. Un grupo de personas comprometidas se dio cuenta que sólo por medio de la educación integral se podría transformar verdaderamente la vida de los jóvenes, proporcionándoles las herramientas necesarias para superar los obstáculos que se interponían en su futuro. Los jóvenes y sus familias, que en algún momento pensaron que sus metas se quedarían como sueños, ahora están rompiendo los esquemas de su entorno y se preparan para ser adultos con responsabilidad social, frente a la violencia y la pobreza actual que se vive en el país. En las instalaciones del Colegio Lamatepec, los alumnos de escasos recursos de distintas zonas de El Salvador, reciben educación privada de calidad en horario vespertino. Actualmente Citalá ha recibido a casi 300 alumnos, celebrando en el año 2016 su primer grupo de bachilleres.

 

SUS NECESIDADES

El Patronato del Colegio Citalá ofrece una beca a cada estudiante admitido, equivalente al 75% u 80% del coste mensual de la colegiatura. Los padres de familia complementan el costo de la educación de sus hijos con una cantidad simbólica. El costo de cada beca es de $1,000 dólares anuales.

 

 

CAMPAÑA TANDEM

Nuestra campaña de 2016 apuesta por la educación integral, que promueve oportunidades para jóvenes con potencial de ser luz en sus comunidades frente a la violencia y la pobreza. Consideramos que invertir en esta etapa de la juventud es clave para hacer un cambio visible a mediano plazo en las vidas de los jóvenes y en las personas que les rodean. Por medio de eventos solidarios y donaciones en línea, está la meta de hacer conciencia de la importancia de la educación en países en vías de desarrollo, y darle la oportunidad a cinco jóvenes de cambiar sus vidas e impactar en su entorno. Un joven formado integralmente, es una inversión positiva para el futuro de la sociedad.


PROYECTO Montemira y Siramá

Potenciando las capacidades de mujeres de escasos recursos para su crecimiento

SU HISTORIA

Montemira

Montemira fue fundado como un instituto educativo para mujeres jóvenes de escasos recursos en 1977. Ofrecen un bachillerato técnico vocacional en Hospitalidad que se enfoca en cuatro tipos de formación: académica, técnica, humana y espiritual. Las jóvenes que finalizan el programa son capaces de trabajar en distintas industrias de servicio como restaurantes, panaderías, hoteles, hospitales, etc. para contribuir con su propio desarrollo y el desarrollo de país en general.

 

Fundación Siramá

Fundada en 2009, Siramá ofrece talleres de emprendimiento para mujeres en el municipio de Soyapango y ha contribuido al desarrollo socio-económico de más de 10,882 de ellas. Sus programas preparan a cada mujer para ser agente de cambio en sus comunidades, como alternativa al mercado laboral polarizado y excluyente. También les ofrecen una forma de sobrevivir a la situación precaria e insegura que afecta a la población  de sus comunidades.

 

SUS NECESIDADES

Debido a la alta demanda de sus programas, ambos institutos encuentran complicado enfocarse a las necesidades puntuales de cada estudiante. Para financiar su estadía y formación, las jóvenes de Montemira pagan un 10% de los costos y la fundación ofrece becas para cubrir el resto. En Siramá, el coste del semestre es de $250 y muchas de las mujeres solo pueden pagar un suma simbólica de $25 o $50. Estas becas, sumadas al pago de varias inversiones en infraestructura, es con lo que más ayuda necesitan ambas fundaciones.

CAMPAÑA TANDEM

Tandem ha apoyado a Siramá y a Montemira ofreciéndole servicios de consultoría a su patronato y soportes de comunicación desde Estados Unidos para una campaña de recaudación de fondos a largo plazo. Estos fondos contribuirán en construir nuevas aulas y la renovación de equipos que necesitan, pero primordialmente serán usados para crear un fondo de donación para cada institución, para así becar a jóvenes y mujeres. Esto les permitirá seguir sus aspiraciones profesionales y tener un impacto positivo en sus comunidades.